¿Eres de los que se asombra cuando piensas en toda la energía que tenías unos años atrás para realizar todas tus actividades diarias y ahora no la tienes? ¿Ahora solo de pensar que debes madrugar te sientes cansado?

Si es así, entonces este TEST es para ti. Pero empecemos por lo primero: ¿a qué nos referimos cuando hablamos de vitalidad?

La vitalidad es la energía positiva que poseemos para realizar todas nuestras actividades diarias y relacionarnos con nosotros mismos y el entorno. La vitalidad nos permite sentirnos vivos, llenos de energía y entusiasmo. Normalmente con el pasar de los años van apareciendo los signos de envejecimiento, enfermedades y los comúnmente llamados «achaques» de la edad y con ellos vamos viendo la perdida de vitalidad.

La vitalidad está directamente relacionada con los hábitos saludables, la buena salud física y la ausencia de enfermedad y no necesariamente con la edad, esto quiere decir que es posible que encontremos una persona joven con poca vitalidad y una persona adulta llena de vitalidad y energía.

Ahora si llegó la hora que conozcas el nivel de vitalidad