POR QUÉ, PARA QUÉ Y CÓMO DEL ÁCIDO HIALURÓNICO INYECTADO

El ácido hialuronico es una de las sustancias más apetecidas en este momento a nivel mundial y es gracias a su efectiva acción para tratar líneas de expresión y arrugas, pero siempre queremos saber algo más, por eso en este blog te vamos a contar sobre este fabuloso producto.

¿Qué es?

El ácido hialurónico es una molécula de origen natural, es parte de todos los tejidos que existen en nuestro organismo. Tiene la capacidad de captar agua y dar elasticidad por esta razón se emplea y funciona tan bien en la dermatología cosmética.

¿Por qué?

Al ser una molécula que existe naturalmente en nuestro organismo interactúa muy bien con nuestros tejidos ocupando el espacio de arrugas y surcos. Se integra perfectamente con nuestra piel, es seguro, da una apariencia natural por ser moldeable y no tiene los riesgos de otras sustancias o de procedimientos quirúrgicos.

¿Para qué?

El ácido hialurónico es utilizado específicamente para dos funciones, dar volumen y rellenar surcos, arrugas o cicatrices. Un beneficio adicional es el de mejorar la apariencia de la piel manteniéndola tersa, suave, joven y luminosa al proporcionar hidratación ya que capta agua. Es usado en arrugas estáticas, es decir aquellas que son visibles cuando el rostro se encuentra relajado.

¿Dónde?

Zona peri bucal: código de barras, surcos en comisuras y en los labios para perfilarlos o darles vólumen.

Zona media y superior volumen en pómulos, surco nasogeniano, ojeras, y para rinomodelacion.

¿Cómo?

El ácido hialurónico es aplicado a través de pequeñas inyecciones en las zonas requeridas, su efecto se evidencia inmediatamente con un resultado máximo a la tercera o cuarta semana. Su efecto es temporal, puede llegar a durar aproximadamente 1 año, por lo que es necesario realizar aplicaciones periódicas de acuerdo a lo indicado por el profesional.

Inyectado por expertos y en la cantidad precisa tiene resultados naturales dando luminosidad al rostro.

¿Tiene algún efecto negativo?

Los efectos del ácido hialurónico son leves y temporales. Uno de los más frecuentes es la aparición de un mínimo hematoma en alguna de las punciones realizadas durante el procedimiento. Tras la aplicación del tratamiento es normal que se observen algunos puntos rojos que desaparecerán en unas horas. Ocasionalmente esta rojez puede durar pocos días.

Para finalizar…

Muchas personas piensan que una vez se acabe el efecto del ácido hialurónico empeora la apariencia de la piel, o de las arrugas y surcos. Es necesario aclarar que esto no sucede, por el contrario, mejora el envejecimiento de la piel sin embargo es inevitable el paso del tiempo y sus marcas en la piel.

Una forma sencilla y segura de luchar contra el envejecimiento es la aplicación de ácido hialurónico, notarás un resultado natural por ser una sustancia moldeable, un procedimiento sin riesgos de cicatrización como con las cirugías.

También te puede interesar este artículo